Cuando el hijo adolescente maltrata a los padres: el secreto y la vergüenza dificultan buscar ayuda

©Kaiser Health News

Nada de lo que Jenn y Jason aprendieron en el curso sobre paternidad los preparó para los desafíos que enfrentan al criar a un niño propenso a arrebatos violentos.

Jenn y Jason fueron padres temporales de dos hermanos cuando eran niños pequeños, y luego los adoptaron.

A simple vista, parecen una familia más. La hija de 12 años ama a Taylor Swift y le encanta jugar afuera con su hermano mayor. El hijo tiene 15, y le gusta correr y dibujar superhéroes. La familia vive en una calle tranquila, en una zona del centro de Illinois, con tres gatos y Sailor, un pitbull adoptado.

Jenn describió a su hijo adolescente como un “niño amable, divertido e inteligente”, la mayoría de las veces.

Cuando el niño tenía 3 o 4 años, incluso las cosas más pequeñas, como que le dijeran que se pusiera su traje de baño cuando quería ir a la piscina, podían desencadenar una ira de horas.

“Tiraba el tocador de su habitación, volteaba su cama”, contó Jason. “Quiero decir, era muy violento. Siempre hemos dicho que era como un interruptor que se prendía y apagaba”.

Jenn y Jason dijeron que el comportamiento de su hijo se ha vuelto más peligroso a medida que crece. Hoy mide 6 pies, es más alto que sus dos padres.

Al hijo de Jenn y Jason, de 15 años, le gusta dibujar superhéroes. algunos de ellos, en la mesa familiar.(Christine Herman/Illinois Public Media)

Jenn dijo que, la mayoría de las veces, al principio su hijo vuelca su ira y agresión hacia ella. Pero cuando amenaza con golpearla, y Jason interviene, golpea a su padre o le arroja cosas.

“La forma en que me mira es simplemente malvada”, dijo Jenn. “Amenazó con abofetearme. Me ha llamado todo tipo de nombres horribles. Después de un incidente así, es difícil irse a dormir, pensando: “¿Va a entrar y atacarnos mientras dormimos?”

A las personas que son víctimas de violencia doméstica se les aconseja que busquen ayuda. Pero cuando el abuso proviene del propio hijo, algunos padres han dicho que hay una falta de apoyo, comprensión e intervenciones efectivas para mantener a la familia segura.

Si bien la investigación es limitada, una revisión de 2017 de varios trabajos sobre el tema encontró que la violencia de hijos a padres es un problema importante que suele no reportarse.

Jenn dijo que le preocupa la seguridad de todos y que su hija esté expuesta a la violencia recurrente en su hogar.

El estrés ha tenido un costo mental y emocional significativo en Jenn. Está haciendo terapia, para hacer frente a la violencia en el hogar y lidiar con su ansiedad.

“Hay días en que es difícil respirar”, dijo Jenn. “Simplemente lo sientes en tu pecho, como, necesito un soplo de aire, me estoy ahogando. Nos decimos el uno al otro todo el tiempo, ‘Esto es una locura. ¿Cómo podemos vivir así? Esto está fuera de control'”.

Avergonzados y con culpa

Es difícil saber exactamente qué tan frecuentes son experiencias como la de Jenn y Jason, ya que la investigación es escasa. En una encuesta representativa a nivel nacional a mediados de la década de los 70’ entre 600 familias, aproximadamente 1 de cada 11 reportó al menos un incidente de un adolescente que actuó violentamente hacia un padre en el año anterior al sondeo. En aproximadamente un tercio de esos casos, la violencia fue severa, desde golpes, patadas o mordiscos hasta el uso de un cuchillo o una pistola.

Otras estimaciones más recientes de la prevalencia de la violencia de hijos a padres varían del 5% al 22% de las familias, lo que significa que varios millones de familias podrían verse afectadas.

Un estudio realizado en 2008 por el Departamento de Justicia halló que, si bien la mayoría de los agresores domésticos son adultos, aproximadamente 1 de cada 12 en los que interviene la policía son menores de edad. En la mitad de esos casos, la víctima era uno de los padres, la mayoría de las veces la madre.

Mientras que la mayoría de los niños que son abusados o que son testigos de violencia doméstica no se vuelven violentos, y aunque la mayoría de las personas con enfermedades mentales no son violentas, esas experiencias de vida se han identificado como factores de riesgo para los niños que abusan de sus padres.

Lily Anderson es una trabajadora social clínica en el área de Seattle, Washington, que ha trabajado con cientos de familias que deben lidiar con un niño violento. Junto con su colega Gregory Routt, desarrolló un programa de intervención de violencia familiar para la corte juvenil en el condado de King, llamado Step-Up.

Anderson dijo que, según su experiencia, muchos padres se sienten avergonzados de su situación.

“No quieren decírselo a sus amigos ni a sus familiares”, dijo Anderson. “Se sienten muy culpables al respecto: ‘Debería poder manejar a mi hijo. Debería poder controlar este comportamiento’”.

Anderson agregó que muchos de los incidentes ocurren en la privacidad del hogar, donde nadie los ve. Eso contribuye a la falta de conciencia pública sobre el tema y hace que sea aún más difícil para los padres afectados encontrar apoyo.

“Todo el problema se percibe como el problema de los padres y el padre tiene la culpa del comportamiento del joven”, dijo Anderson. “Creo que el problema principal es que necesitamos hablar sobre esto. Necesitamos hablar, estar dispuestos a exponerlo y convertirlo en un tema importante y reunir recursos para enfrentarlo”.

Ira impredecible

Jenn dijo que ha hablado con los terapeutas de su hijo sobre por qué tiene tantos problemas para controlar sus emociones, y le han dicho que podría estar relacionado con el trauma severo que experimentó cuando era un bebé y un niño pequeño.

Cuando la pareja comenzó a criar a los hermanos a fines de 2007, el niño tenía 3 años y su hermana menor, 1. Los habían sacado de la casa de sus padres biológicos, adonde la policía acudía regularmente por problemas de drogas y violencia doméstica. Jenn dijo que su hijo recuerda haber sido golpeado por hombres en su casa y haber visto cómo su madre biológica se cortaba a ella misma.

Jenn, Jason y sus hijos la pasada primavera. Antes que los adoptaran, la pareja de hermanos sufrió abuso y negligencia con su familia biológica.(Christine Herman/Illinois Public Media)

Jenn y Jason comenzaron a llevar a su hijo a terapia a una edad temprana, y le han diagnosticado trastorno reactivo del apego, trastorno de estrés postraumático, trastorno por déficit de atención e hiperactividad y autismo.

El adolescente ha asistido a terapia de arte y equina regularmente durante años. También participó en un programa de tutoría y asistió a una escuela diseñada para niños con necesidades de salud mental. Jenn y Jason participaron en sesiones de terapia familiar con su hijo, donde aprendieron cómo confrontarlo y reducir la escalada de violencia en el hogar.

También le recetaron medicamentos para ayudarlo a regular sus emociones.

Jenn dijo que a su hijo le gustaba ir a terapia y parecía estar progresando, pero su ira seguía siendo impredecible.

Durante el peor de los conflictos, el adolescente hizo agujeros en las paredes y rompió electrodomésticos. Intentó huir de casa y creó armas para tratar de lastimar a sus padres y a sí mismo. En los últimos años, Jenn y Jason han tenido que llamar a la policía a su casa aproximadamente una vez al mes para obtener ayuda para frenar a su hijo. A veces también tuvieron que internarlo para una breve estadía psiquiátrica.

“Parece que no es suficiente”

Keri Williams es una escritora en Carolina del Norte que aboga por los padres que crían niños que tienen problemas de conducta relacionados con el trauma, incluidos los trastornos de apego que pueden manifestarse como violencia intencional dirigida hacia los padres.

El propio hijo de Williams se volvió tan violento que su familia tuvo que internarlo a los 10 años. Ahora tiene 18 años.

“En realidad pensé que era la única persona que estaba viviendo esa situación”, dijo Williams. “No tenía idea de que este era realmente un problema mayor que yo”.

Williams administra un blog y una página de Facebook donde los padres como ella, que se sienten aislados e inseguros de a quién recurrir, pueden encontrar pares.

Muchos padres con los que se encuentra en línea luchan por aceptar que están lidiando con un problema grave de violencia doméstica, dijo.

“Simplemente no quieres pensar así”, dijo Williams. “Así no es cómo es nuestra cultura y cómo los padres perciben las cosas. Y esa negación en realidad es lo que impide que los padres obtengan ayuda para sus hijos”.

Jenn, la madre de 15 años en Illinois, dijo que criar a su hijo a menudo se siente atrapado en una relación abusiva.

“Pero es diferente cuando es tu hijo”, dijo. “No tengo otra opción. No puedo, ya sabes, empujarlo o romper con él”.

Jenn dijo que cada vez que ve una noticia sobre un niño que ha matado a un padre, se preocupa. Tales eventos son extremadamente raros, y Jenn no quiere pensar que su hijo sea capaz de eso.

“Pero, desafortunadamente, la realidad es que, cuando está en esas furias y en esas crisis, realmente no está pensando con claridad, y es muy impulsivo”, dijo Jenn. “Entonces, da mucho miedo”.

A pesar de todos los desafíos, ella y su esposo dijeron que adoptar a su hijo les ha traído mucha alegría.

“Me ha hecho una persona mejor y más fuerte, una esposa y maestra mejor y más fuerte”, dijo Jenn.

Pero, agrega, desearía que hubiera tratamientos más efectivos que pudieran ayudar a los niños como su hijo a vivir de manera segura en la comunidad y más lugares donde los padres traumatizados pudieran buscar ayuda.

“Siento que estamos haciendo todo lo que podemos por él, pero parece que no es suficiente”, dijo Jenn.

Una decisión difícil

Justo antes del comienzo del año escolar, Jenn y Jason tomaron la difícil decisión de enviar a su hijo a un centro residencial para niños con problemas graves de salud del comportamiento. Él está viviendo allí ahora.

La pareja luchó con esa elección por algún tiempo. El niño ya había pasado casi tres años en tratamiento residencial, comenzando cuando tenía 10 años. Se mudó a casa el año pasado porque pensaban que estaba listo.

Pero la familia continuó lidiando con enfrentamientos casi diarios que involucraban amenazas verbales, arrebatos de ira y destrucción de propiedades.

La hermana de 12 años del niño dijo que tiene sentimientos encontrados acerca de que su hermano se vaya de casa nuevamente para volver a recibir tratamiento residencial.

“Me hace sentir feliz y triste”, dijo, “porque, bueno, amo a mi hermano. Y sé que recibirá la ayuda que necesita “.

Se consuela al saber que sus padres estarán a salvo, pero dijo que echará mucho de menos a su hermano.

“Simplemente lo amo”, dijo. “Y no quiero verlo pasar por eso”.

(KHN ha acordado no usar los nombres de los niños o los apellidos de la pareja debido a la naturaleza sensible de la historia)